Mente Irreverente

Bienvenidos al blog de una mente irreverente.

4 cosas que no son ni tan antiguas ni tan recientes como muchas personas podrían pensar

19 agosto de 2018 | Curiosidades

¿Les ha pasado que están totalmente convencidos o convencidas de que algo es propio de una determinada época de la historia y luego se enteran de que en realidad es mucho más antiguo o más reciente de lo que pensaban? Pues estas cosas les pasan a todos y precisamente hoy hablaré sobre cuatro cosas que curiosamente muchas personas podrían asociar a épocas un poco diferentes a las que ocurrieron.


El uso de la guillotina para ejecutar personas

Muchas veces asociamos el uso de la guillotina a épocas muy antiguas, quizá por lo mórbido del proceso o por el papel protagónico que jugó durante la revolución francesa. Y sí, es verdad que es una máquina bastante anciana. Incluso ha tenido distintos nombres y modificaciones desde su origen. De hecho, la palabra "Guillotina" fue simplemente el nombre con el que se bautizó la versión francesa de este aparato. Lo curioso de esta máquina y que muchas personas no saben es que la última ejecución en la se usó no fue hace siglos, sino hace relativamente poco tiempo, el 10 de septiembre de 1977, en Francia. Para que te hagas una idea de lo reciente que fue, piensa en que la legendaria banda de rock, The Rolling Stones, que sigue activa hasta el día de hoy, fue fundada en la década de 1960. Y si eres más del Heavy Metal, pues te digo que Iron Maiden fue fundada en 1975. Incluso alguien como Ángel David Revilla, más conocido como Dross Rotzank, el popular youtuber veneco-argentino que se ha sabido ganar su lugar en la cultura pop moderna Latinoamérica, nació sólo cinco años después de esa última ejecución, por allá por 1982. Y estamos hablando más o menos de la misma época en la que nacieron varios futbolistas que a día de hoy siguen activos como David Villa y Samuel Eto'o, ambos nacidos en 1981, sólo cuatro años después de esa susodicha última ejecución. Después de hacer estas comparaciones, de seguro ya no sigues pensando que fue un hecho de hace siglos, ¿verdad? Y por si lo sigues viendo lejano a tu época, te cuento que pese a ya estar fuera de funcionamiento en Francia, en 1996 un senador estadounidense, Doug Teper, propuso usarla nuevamente, pero esta vez en ejecuciones llevadas a cabo en su país. La propuesta se rechazó, pero es un recordatorio de que su último uso no es tan antiguo como su propio origen.


Nuestro universo "aumentó su tamaño" desde 1920 y 1930 hasta nuestros días

Sólo hasta la década de 1920 se creía que el universo estaba conformado sólo por lo que hoy conocemos como Vía Láctea. No fue sino hasta que Edwin Hubble publicó algunas de sus observaciones, que se descubrió que en realidad muchas de las cosas que se veían no eran simples estrellas o grupos de ellas, sino que eran complejos "microuniversos", por llamarlos de alguna manera, muy similares al nuestro, pero independientes a él y mucho más alejados de lo que pensábamos. Con este descubrimiento y con la construcción de un mapa o catálogo de estos microuniversos, en la década de 1930, fue que se entendió realmente que lo que pensábamos que era nuestro universo, la Vía Láctea, no era más que otro de esos "microuniversos". Se comprendió con ello que en realidad el universo era mucho más grande de lo que se creía y que estaba a su vez subdividido en esos microuniversos a los que hoy simplemente llamamos galaxias.

Algo realmente increíble y si no te parecen estos hechos lo suficientemente recientes, piensa en que tus abuelos o bisabuelos, dependiendo de tu edad, o incluso tus padres, si eres una persona ya un poco mayor, nacieron por esa época. Es decir, cuando ellos nacieron, aún se creía, casi casi casi, que nuestra galaxia era todo el universo, a pesar de que hoy en día sabemos que simplemente es una más del montón. De hecho, hoy se estima que hay más de dos millones de millones de galaxias. ¿Qué tal eso? Sólo desde la época del nacimiento de tus abuelos hasta el día de hoy, la ciencia pasó de creer que el universo estaba formado por un bonito árbol de estrellas a estar seguro de que sólo es uno más de entre al menos 2000000000000 de árboles. Sin duda un maravilloso bosque cósmico. ¿Ahora sí notas el cambio tan grande que se dio en nuestra concepción del universo y el corto tiempo en el que se dio?


El cuento de la partícula de Dios no es tan reciente como muchos piensan

Hace poco, al rededor de unos cinco años, se dio el bum del descubrimiento del Bosón de Higgs. En su momento la noticia tuvo un gran impacto y muchos medios de comunicación se valieron de eso para conseguir un poco más de audiencia, quizá aprovechando el nombre, algo místico y sonoro, que dicha partícula recibe ante gran parte de la prensa mundial: "la partícula de Dios". Pero a pesar de que ese alboroto fue más bien reciente, el bosón de Higgs es algo que no es tan reciente después de todo. El planteamiento teórico del mecanismo que sugiere la existencia de la partícula fue propuesto por allá por la década de 1960. Hace ya un rato largo si tenemos en cuenta que apenas hasta hace cinco años fueron galardonados con el premio Nobel de Física los científicos que propusieron su existencia. Tuvieron que esperar casi cincuenta años para que se les concediera el Nobel, pero no por caprichos burocráticos, sino porque un Nobel de Física no se anda regalando así porque así. Era necesario tener evidencia experimental de que ellos tenían razón. El problema es que las limitaciones tecnológicas hicieron que sólo desde la década de 1980 se pudieran iniciar experimentos que intentaran demostrar su existencia. Y como ni con eso se logró gran cosa, tocó esperar hasta el año 2008 a que se pusiera en marcha el Gran Colisionador de Hadrones o LHC, por sus siglas en Inglés, para que por fin, por allá en el 2012, se empezara a vislumbrar una prueba experimental de su existencia. Sin embargo, no fue sino hasta el año 2013 que se tuvo evidencia experimental suficientemente concluyente que demostrara que existía una partícula, no conocida hasta el momento, cuyas características coincidían con las de un Bosón de Higgs. Y todo esto ocurrió casi cincuenta años después de ser propuestas teóricamente... Esto nos demuestra que la ciencia es sin duda algo que requiere de mucha paciencia.


La esclavitud humana

Quizá muchos piensen que la esclavitud humana es algo propio del ayer, no del hoy. Puede que sea algo que incluso se relacione más con el antiguo Egipto, con la Edad Media o con la invasión perpetrada por los europeos al hermoso Abya Yala, hoy en día tristemente llamado América. "La esclavitud es cosa del pasado", pensarán algunos. Y sí, la verdad es que hoy en día el simple hecho de hablar de esclavitud parece algo anacrónico. Pero no es tan anacrónico después de todo. La humanidad tardó mucho en reaccionar ante esa barbarie. Fue apenas como por los siglos XVIII y XIX que se empezó a entender la crueldad de esta práctica. Y no fue sino hasta la primera mitad del siglo XX, concretamente en 1926, que fue realmente llevada a acuerdos internacionales que establecen su prohibición y persecución a nivel mundial. Incluso mi abuela contaba que cuando ella era niña, en su pueblo natal, había grandes hacendados que aún poseían esclavos. Y estamos hablando de las décadas de 1930 y 1940, épocas en las que supone ya no había esclavitud. Y no es sólo una simple historia contada por una anciana. Al menos yo le creo. Y de seguro también le creerían los miembros de Christian Solidary International, una organización humanitaria que desde 1995 ha estado comprando esclavos en Sudán para luego otorgarles la libertad. ¿Qué tal? ¡1995! Apuesto que muchas de las personas que puedan que están leyendo esto nacieron más o menos por esa época. Parece ser que la esclavitud está mucho más cerca del hoy de lo que pensábamos, ¿no creen?

Lo más triste de esto es que a lo largo de la historia la esclavitud sigue presente, sólo que se adapta a la época. Se disfraza de trabajos forzados, de servidumbre, de explotación sexual, de salarios bajos, etc. Y eso que aquí sólo se está hablando de esclavitud humana. Creo que si se incluyeran todas las formas de esclavitud a animales de distintas especies, la humanidad no tendría cómo pagar sus milenios de crímenes contra la naturaleza. Hasta extinguiéndose quedaría debiendo... Y eso es algo lamentable.

Ojalá algún día el ser humano entienda que por más que se rehúse a aceptarlo y por más excusas que busque para justificarse, la vida ajena no le pertenece, en ninguno de sus tamaños, olores, formas o colores. Es simplemente algo que no le pertenece hoy, no le perteneció ayer y no le pertenecerá nunca.

Comentarios

Comentarios

comments powered by Disqus