Mente Irreverente

Bienvenidos al blog de una mente irreverente.

¿Estaremos preparados para un "apocalipsis tecnológico"?

21 septiembre de 2018 | Opinión

He tenido en estos días la oportunidad de dedicar algo de tiempo a ver algunas series. Entre ellas, la clásica "Dimensión Desconocida" y la muy moderna "Mr. Robot". Entre episodio y episodio, se me ha ido despertando de nuevo una duda que ya hace tiempo no se pasaba por mi mente, al menos no de forma tan recurrente: ¿Será que estamos preparados para un apocalipsis tecnológico? No sé, algún tipo de crisis energética o una crisis digital, algo a gran escala. ¿Será que podría el país moderno sobrevivir sin mayores daños a un desastre natural que lo deje sin energía eléctrica de forma indefinida o sin Internet de forma permanente? En un mundo donde las computadoras y el Internet se han ido convirtiendo en la base de nuestras comunicaciones, eso no pinta muy bien. Claro, pueden ocurrir cosas geniales como que se borren las deudas de las personas menos favorecidas, como lo intenta hacer FSociety en Mr. Robot. Algo que caería de maravilla en una sociedad donde la desigualdad es cada vez más y más grande. Sería una forma de resetear el juego para equilibrar la balanza. Hasta ahí todo sería muy bonito, pero ¿qué hay del resto de cosas? Eventos así no sólo traerían cosas buenas, supongo yo, sino otras no tan agradables. Tal vez eso nunca pase o tal vez sí, no lo sé. Tal vez ni siquiera debería estar pensando en eso, pero es que me resulta extremadamente difícil ignorar el hecho de que gran parte de nuestro mundo es completamente dependiente de Internet. Desde las comunicaciones con familiares lejanos hasta las consolas de videojuegos, pasando por cosas más delicadas como las redes hospitalarias y demás. Todo hoy en día está basado en el Internet y la nube. No en vano se habla hoy en día del "Internet de las cosas", que no es más que conectar todos nuestros aparatos a la red, con todos los pros y los contras que esto conlleva.

Hoy en día pasamos de escribir en papel a escribir en la pantalla de iPads y tablets; de escribir una carta a escribir por WhatsApp en nuestros teléfonos móviles, de guardar carpetas en nuestros archivadores físicos a almacenar todo en servidores como los de Amazon. Una eventual caída de gigantes como Google, Facebook, Oracle, Amazon, etc., no sólo afectaría a sus accionistas o sus creadores, sino a todo el mundo. De hecho, algo similar, aunque a menor escala sucedió hace tiempo con la caída de MegaUpload. Muchas personas se vieron afectadas con esto. Imaginen lo que sería entonces la caída de estos gigantes. La cantidad de información que se perdería sería increíble.

Y no debemos olvidar que incluso nuestras monedas están pasando a ser digitales. Antiguamente se negociaba con intercambios físicos de objetos, los llamados trueques, luego aparecieron las diferentes formas de dinero hasta llegar a lo que tenemos hoy en día, las transacciones electrónicas. Entramos a una página web o a una app y hacemos pagos por ahí, hacemos que los números de una pantalla aparezcan en otra y ya está. Claro, eso es algo grandioso desde el punto de vista tecnológico, pero también tiene desventajas ante un escenario como el colapso de la red de Internet. ¿Valdrá la pena realmente el considerar estas desventajas a la hora de subirnos al bus de la tecnología? ¿Cómo salvaguardarnos de un posible fallo en el sistema? ¿Qué pasaría si un día todo eso desapareciera?, ¿si de repente un día no sólo tus deudas se han esfumado, sino también todos tus ahorros, pero no por un robo, sino porque simplemente se ha destruido toda la red que lo mantenía vivo? ¿Qué pasaría si todas las copias de seguridad de esos datos tan sensibles se pierden? Sin duda es un escenario que podría dar tanta alegría como susto, dependiendo desde qué punto de vista nos paremos a analizarlo. ¿Podríamos hacer algo para salir ilesos de una eventualidad como esa? No lo sé. ¿O será mejor quizá tener copia física de toda nuestra información y mantener ocultos lingotes de oro, plata, bronce o hasta botellas de agua en algún lugar secreto bajo tierra, de tal manera que podamos usar todo eso luego como dinero físico ante este suceso? ¿Quiénes se verían más o menos afectados? ¿ricos o pobres? ¿Será que esto haría que Donald Trump aprendería a usar el cerebro? ¿Será que líder de Corea del Norte llegaría a arreglar el Internet con sus propias manos como ha hecho con todo lo de su país? Quizá lo estoy agrandando de más, lo sé, pero no hay que negar el que tema da para dejar volar la imaginación, ¿no lo creen?

Comentarios

Comentarios

comments powered by Disqus